Corte y aplicación de vinilo textil

Esta sección pretende ser una detallada explicación de la técnica del marcaje de camisetas con vinilo textil, destinada principalmente a novatos y aprendices que están empezando en este mundillo y no tienen a quien recurrir cuando todo les sale del revés. Tranquilos, aquí estamos en xaifu para ayudaros.

Tipos de dibujos recomendados
Debido a las limitaciones derivadas del uso de la propia técnica, no todas las imágenes son apropiadas para realizarlas con vinilo textil. AQUÍ puedes ver una muestra de los tipos de imágenes recomendadas. Aparte de esto, hay también una serie de indicaciones que deben ser tenidas en cuenta antes de empezar.

CANTIDAD DE COLORES
Como el vinilo textil sólo permite utilizar colores planos (existe otro vinilo textil imprimible, pero no es el que estamos tratando aquí) no es aconsejable que los dibujos tengan más de 2 colores y como máximo no se recomienda pasar de 4 ó 5 colores planos por dibujo. Además se pueden hacer diseños tan magníficos como estos con tan sólo 2 colores así que para qué más ¿no?


COMPLEJIDAD DEL DIBUJO

Lamentablemente los plotters no pelan tambien el vinilo cortado. Así que no es recomendable tratar de realizar dibujos excesivamente complejos o que contengan muchos detalles finos; ya que corremos el riesgo de pasarnos media mañana pelando un único dibujo o, si los detalles son muy pequeños, podemos perderlos el ser arrancados por descuido en el proceso de pelado si es realizado por manazas inexpertas. Observad el dibujo de la derecha. Apto tan sólo para psicópatas del pelado.

Formatos de Archivo
Como ya hemos visto en la sección componentes básicos para lograr que el plotter corte nuestro dibujo o diseño, necesitamos que el archivo esté almacenado en un formato vectorial. Este formato guarda la información del dibujo como una serie de indicaciones y coordenadas matemáticas que son las que usa el plotter para guiarse al cortar el vinilo. Los formatos de archivo vectorial más extendidos son el EPS y el AI. Cualquier programa de diseño como Corel, Freehand o Illustrator, pueden trabajar con ese tipo de archivos. Así que si lo que queremos es cortar un dibujo a partir de un formato de archivo no vectorial como pueden ser el jpg, gif, bmp, tif o psd, por poner unos pocos ejemplos, ya nos estamos olvidando de hacerlo, pues el plotter es incapaz de procesar la información contenida dentro de esos archivos.

A la izquierda DIBUJO NO VECTORIAL. Al aumentar una zona, se pixela y pierde nitidez. A la derecha DIBUJO VECTORIAL. No pierde definición ni se pixela por mucho que se amplie.

Redibujo o vectorización
Todo un arte en si mismo. ¿Qué es lo que ocurre cuando, como hemos dicho en el punto anterior, queremos cortar una imagen con el plotter que no está en un formato vectorial? Pues que tenemos que redibujarla para convertirla a dicho formato. Esto lo podemos hacer con programas de diseño vectorial como los mencionados anteriormente (Corel, Freehand, Illustrator…) o con alguna aplicación de vectorización automática como la excelente Vector Magic que realmente merece la pena si no somos muy hábiles en esto del redibujo. Sea de la manera que sea, al final debemos acabar con nuestro dibujo en formato vectorial listo para enviar a cortar al plotter.

Pre-ploteado
Una vez tenemos nuestro archivo vectorial terminado es el momento de enviarlo al plotter para que este proceda a cortarlo. La manera de hacerlo es mediante un programa de corte de vinilo. ¡Fantástico! otro elemento con el que no contábais ¿verdad? Pues bien, el propio Corel Draw dispone de un menu bastante avanzado para gestionar los archivos que el plotter va a cortar, pero si vais de profesionales, lo mejor es utilizar algun programa específico como FlexiSign. Este tipo de software facilita muchísimo la preparación de los archivos a la hora de cortarlos.

Pero es que ¿todavía hacen falta más preparativos? Pues me temo que sí, pero os aseguro que todo este proceso es mucho más rápido y efectivo que andar cortando la bobina de vinilo a tijeretazos.

  • Imagen en modo espejo
    Si como estamos suponiendo la imagen va a ser utilizada para estamparla en alguna prenda, hay que tener en cuenta que nosotros en pantalla debemos ver el dibujo al revés; como si estuviéramos viendo su reflejo en un espejo. Esto se debe a que posteriormente a la hora de transferirlo a la prenda hay que voltear el vinilo cortado para plancharlo por el lado adecuado, adquiriendo entonces la imagen la orientación correcta.

Pasos del delicado proceso de volteo del vinilo

Pasos del delicado proceso de volteo del vinilo

  • Medida de la bobina de vinilo
    Una tarea que realizan los programas específicos de corte es la medición de la bobina de vinilo una vez cargada en el plotter. Esto es importante ya que esa medida delimitará la zona máxima dentro de la cual el plotter puede cortar el diseño. Si vemos que no nos va a caber, deberemos o reducir las dimensiones del dibujo o cargar otra bobina mayor.
  • Número de copias a cortar del dibujo
    Si en vez de cortar la imagen una sola vez para darnos el capricho de tener una camiseta única y personal, tenemos madera de comerciantes y pensamos vender miles y miles de prendas con nuestro diseño, tranquilos, los creadores de los programas de corte de vinilo han pensado en vosotros. En todos existe alguna opción que nos permitirá repetir el dibujo tantas veces como necesitemos. Y será el mismo programa el que se encarge de disponer las copias lo más próximas posibles entre sí para poder aprovechar al máximo la superficie del vinilo.
  • Colores
    Como hemos dicho al principio, no conviene que el dibujo tenga más de 2 colores. En cualquier caso, siempre deberemos comprobar antes de enviar a cortar, que nuestro dibujo no utiliza más colores de los necesarios. A veces es frecuente visualizar en pantalla varios tonos parecidos como un mismo color pero al enviar a cortar el programa los diferencia y los procesaría por separado. Los programas de corte suelen tener todos una opción que envia a cortar todos los colores como si fueran una sólo. Si no estamos seguros de haberlo hecho correctamente y nuestro dibujo va a ir en un solo color, es conveniente activar esta opción.

Con todas estas comprobaciones hechas, ya podemos lanzarnos sin miedo a cargar el vinilo en el plotter para cortarlo.

Carga del vinilo en el plotter
El vinilo textil se presenta en bobinas de 50cm de anchura y unos 25m de longitud en colores lisos o especiales como brillantes, oro y plata o fluorescentes. Consta de dos láminas unidas perfectamente entre sí. Tan sólo una de ellas, la de color, es la de vinilo propiamente dicho y la que queda adherida a la prenda una vez planchada. La otra es transparente, suele ser más brillante y se le denomina transportador. Esta es retirada después del planchado como material sobrante, pues su función es mantener unido al vinilo cortado hasta que queda adherido a la prenda.
Pues bien, el plotter sólo tiene que cortar la lámina de vinilo, y nunca el transportador. Para que esto funcione es imprescindible colocar la bobina en el plotter con la parte del transportador hacia abajo quedando en la parte superior que va a estar en contacto con la cuchilla la lámina de vinilo de color. Fácil ¿verdad? pues ya vereís como cuando vas con prisas no resulta tan facil acordarse de este sencillo detalle. Además de la posición, también es imprescindible para evitar cortar el transportador, regular la presión de la cuchilla del plotter para que no penetre en el material más de lo necesario, pero que a la vez permita un corte limpio y preciso de la lámina de vinilo. Aqui ya entra en juego el proceso de prueba y error para calcular la presión adecuada; pero si la cuchilla está afilada, una presión de 80 ó 90g debería ser suficiente.

Ploteado
Nos ha costado, pero por fin ya hemos llegado al punto crucial de todo este proceso. Paradójicamente es el más sencillo pues consiste en darle al botón de enviar a cortar y contemplar cómo en pocos segundos nuestro flamante plotter de corte tangencial realiza la susodicha tarea con rapidez y precisión, o cómo nuestro plotter de arrastre de segunda mano (en el caso de los menos aventajados) intenta realizar casi sin conseguirlo la misma tarea en el triple de tiempo.

Pelado del vinilo
Si habeis seguido las indicaciones correctamente, ahora tendreis entre vuestras temblorosas manos una bonita lámina de color supuestamente cortada con vuestro fantástico diseño exclusivo y rompedor. Asi que ahora armaros de paciencia y de unas buenas pinzas de precisión (que podreís encontrar en alguna tienda de aparatos de relojería) y disponeros a dejaros los ojos un rato mientras pelais y retirais el vinilo sobrante. Esto funciona así, aunque de primeras a simple vista no lo parezca, el plotter ha cortado el vinilo siguiendo el dibujo que le habiais enviado y ahora os toca a vosotros retirar las partes que no van a ir estampadas en la prenda. Con una buena iluminación esta tarea resulta mucho más fácil ya que permite vislumbrar mejor las líneas por las que ha cortado la cuchilla.

Planchado
Conectamos nuestra plancha industrial y regulamos la presión a moderada-fuerte, el tiempo a unos 15 segundos y la temperatura a 160º C. ¡Sin miedo hostias! que estas son configuraciones estándar, y suelen servir si estamos planchando sobre una prenda de algodón.  Ahora con nuestra lámina de vinilo pelado enfrente de nosotros es cuando comprendemos 2 cosas. La primera lo bien que viene la lámina de transportador que permite mantener adheridas las piezas de vinilo que no se han pelado. Y la segunda, el echo de haber enviado el dibujo a cortar en modo espejo pues al colocarlo sobre la prenda a estampar casi de manera mágica y sobrenatural… ¡el dibujo esta del derecho!. Entonces hacemos lo siguiente: colocamos la prenda en la plancha, seguidamente el vinilo sobre la prenda con la parte del transportador hacia arriba, apartamos las manos de enmedio y bajamos la plancha dejándola actuar 15 segundos.

Retirada del transportador y éxtasis
Pasado el tiempo marcado, abrimos la plancha, sacamos la prenda y seguidamente retiramos el transportador de un buen tirón ¡raaas! como si nos quitáramos una tirita. Bueno, se me olvidaba, esto lo hacemos teniendo en cuenta que nuestro vinilo es de retirada en caliente. Si es de retirada en frío deberemos esperar 30 segundos antes de dar el tirón, pero aun así igualmente ¡raaas! mmmm… me encanta ese sonido. Si por algún casual tuvieramos el capricho de marcar la prenda de nuevo con otro color o en otro lugar, por ejemplo en la manga, volveríamos a situar la prenda en la plancha, pondríamos el nuevo vinilo sobre la prenda y volveríamos a planchar con los parámetros anteriores.
A veces, dependiendo de los tintes de la prenda, al retirarla de la plancha se puede apreciar un recuadro más oscuro en la zona que ha sido planchada. Si ese recuadro no es negro como el carbón ni tiene un color cobrizo, no pasa nada, es tan sólo un efecto colateral del planchado que al rato desaparece. No llameis simplemente por esto a los bomberos.

El planchado de seguridad
Esto es ya marca de la casa. En xaifu, una vez planchada la prenda y retirado el transportador, solemos darle un último planchado a la prenda por motivos de seguridad. Es por eso que nosotros denominamos a este planchado extra el PLANCHADO DE SEGURIDAD. No hay una base científica de que esto resulte en una mayor seguridad de ningún tipo, pero no nos importa. No hay trabajo finalizado en xaifu, si no lleva su correspondiente planchado de seguridad.